Cómo la Tecnología e Internet han cambiado la industria musical

Más allá de su consumo, la música hoy en día nos acompaña en todo momento (MP3, Smartphone…), conforma nuestras experiencias y emociones allá donde estamos, la disfrutamos desde cualquier dispositivo y en movilidad. En la generación de nuestra Identidad Digital y en la socialización que nos dan los distintos servicios de redes sociales, la música potencia nuestra sociabilidad online conformando un nuevo tipo de experiencia (en su consumo) Sin duda, hoy en día, se crea, descubre, consume, comparte y comenta más música que nunca. De hecho, solamente en Facebook se han compartido en los últimos cuatro meses más de 5.000 millones de canciones a través de los distintos servicios con los que la plataforma ya tiene firmados acuerdos de colaboración.

Está claro que el cambio de comportamiento del usuario ha modificado las reglas de juego de la música. La gente no quiere gastar grandes cantidades de dinero en un producto físico que tiende a desaparecer, en un entorno en el que el mercado digital continua creciendo año tras año (en EEUU ha superado por primera vez al mercado físico), y se está convirtiendo en estratégico (especialmente en servicios de streaming, que en el caso español ha sido el segmento de mayor crecimiento en 2011) A ello tenemos que añadir el móvil como un elemento estratégico en el consumo de música, no sólo en su función de MP3, sino también a la hora de consumirla en servicios de streaming y aplicaciones a través de Smartphone’s. En el caso español, el 50% de los internautas utilizan diariamente los dispositivos móviles para acceder a Internet. Y de esos usuarios que acceden a Internet a través de dispositivos móviles en nuestros país, el 25% lo hace desde aplicaciones. Según Nielsen, la opción más valorada por los usuarios a la hora de decidirse por un nuevo terminal es la posibilidad de descargar o escuchar música, algo que va muy en línea con las capacidades que ofrecen marketplace como iTunes de Apple.

Sin duda está claro que la gente más importante en la industria musical son los artistas y los fans. La clave está en desarrollar nuevos caminos que los conecten. En este aspecto la Tecnología y los Contenidos, así como las distintas herramientas que proporciona Internet y las Redes Sociales, son elementos estratégicos para el futuro de la música y de los artistas, junto a la posibilidad de crear experiencias a través de la colaboración de las personas.

Éstas son algunas de las ideas que traté de exponer en el marco del evento de QDQ Media “Activa Internet”, celebrado en el CIBBVA junto a Enrique Dans, Enrique Burgos e Iván Campos; donde además de las intervenciones pudimos disfrutar de la actuación de Electric Nana, una de las artistas descubiertas gracias a El Plan B y que hemos fichado en Novaemusik. En la intervención, Enrique Burgos me pidió que tratase de reflejar el impacto que hemos tenido como PYME dentro de la industria musical y la importancia que ha tenido Internet en el desarrollo de nuestra compañía y de nuestros proyectos.

Lo más importante para nosotros ha sido sin duda tratar de comprender el impacto que la Tecnología e Internet han tenido en el comportamiento del usuario a la hora de consumir, descubrir y acceder a la música, tal como comentaba al principio. En este entorno, hay siete claves fundamentales, inherentes a la Tecnología, las TIC e Internet, que han impactado en la música y en cualquier sector:

  1. Digitalización de los contenidos, en este caso de la música. Podemos acceder desde nuestro ordenador, gracias a Internet, a una catálogo de música como nunca hubiésemos podido imaginar en cualquier gran colección o en la mayor tienda de discos física.
  2. Desintermediación: cada vez son más los artistas que se producen, componen, distribuyen y dan a conocer su trabajo directamente a través de Internet y gracias a herramientas tecnológicas que facilitan el poder realizar el trabajo, que antes se realizaba en grandes estudios, desde su propia casa.
  3. Globalización: sin movernos de casa podemos acceder a una cantidad inimaginable de información de cualquier grupo (tal como podemos ver en la presentación de más abajo) En una serie de clics podemos descubrir un grupo de cualquier lugar del mundo, acceder a su web, descubrir información en sus perfiles de Facebook, Twitter o cualquier otro servicio de red social, así como escuchar sus canciones en YouTube (la MTV del siglo XXI) o descargar su música de cualquier servicio de distribución digital como iTunes.
  4. Ubicuidad en el consumo. El crecimiento de la penetración de terminales Smartphone y los servicios de contenidos como Spotify, que nos permiten acceder a un amplio catálogo de música a un precio razonable consumir y poder acceder a ella desde cualquier dispositivo. Una de las consecuencias de las innovaciones tecnológicas es la creciente ubicuidad de la música: pocos son los espacios donde no está presente. Hoy, más que nunca, la música nos acompaña en todo momento y conforma nuestras experiencias.
  5. Facilidad de cooperación que ha propiciado en entornos empresariales los distintos servicios y plataformas que permiten la interacción de los usuarios en los procesos creativos. Tal como hemos desarrollado El Plan B como plataforma de co-creación y colaboración (Crowdsourcing) para la creación de música entre miles de personas desconocidas a través de la Red.
  6. Transformación de los modelos de negocio, algo más que evidente por el impacto que ha tenido en las grandes “industrias” convencionales la aparición de nuevos players, ajenos a priori al sector, y que han venido a transformar los modelos de negocio. Ejemplos claros los tenemos en la industria discográfica y la aparición de iTunes, o en la industria del libro y el impacto de Amazon.
  7. Cambio profundo en los modelos de distribución: impacto en los modelos de distribución por parte de compañías que han generado un nuevo modelo y que han sabido aprovechar el cambio de comportamiento del usuario propiciado por la tecnología. Un ejemplo evidente lo tenemos en el impacto que ha tenido Netflix entre las Majors de Estados Unidos: Warner, Columbia, Metro Goldwyn Mayer, Universal, Paramount…

En este escenario, los actores convencionales no dejan de exprimir un mensaje caduco, apoyado en la piratería y en la vuelta constante a modelos de producto (ventas físicas) frente a modelos de servicio. Hoy, más que nunca es justo por los artistas y la música, el corazón de la industria, exprimir las posibilidades que ofrece este nuevo paradigma, en lugar de recurrir a legislaciones arcaicas o fomentar la aparición de noticias como que Internet entierra las escenas musicales (El País), Nueva caída en la venta de música en España (Cadena SER)…, que no nos dejan ver la realidad que encierran este tipo de informes pretenciosos: Las ventas digitales y el streaming salvan la industria musical (EOI)

Está claro que el futuro de la música pasa por comprender el cambio de comportamiento de las personas y tratar de monetizarlo. Recientemente en MIDEM, la feria más importante de Tecnología y Música del mundo, en la que presentamos El Plan B en una competición de Marketing junto a otros 9 proyectos internacionales, el patrocinio y la colaboración entre marcas y artistas se reveló como una de las claves fundamentales, algo en lo que trabajamos desde Novaemusik.

A esta serie de factores podríamos unir una serie de tendencias fundamentales en la música propiciadas por la tecnología:

  • Acceso Vs. Pertenencia: “De la música como producto a la música como servicio“.
  • Captura Vs. Colección: no queremos recopilarlo todo, sino descubrir, y acceder, nuevas canciones de manera sencilla en el momento en que las escuchamos, como prueba el éxito aplicaciones como Shazam o SoundHound.
  • La clave está en poder disfrutar de la máquina de discos infinita gracias al crecimiento de modelos de suscripción y servicios de Cloud Computing, como señala el informe de Gartner “Online Music Trends: Social Media, Subscriptions and the Cloud”.
  • Crecimiento de la distribución digital (como mercado estratégico) que como ya hemos comentado es el segmento que más ha crecido en España en las ventas de 2011 y que por primera vez ha superado al físico en las ventas de Estados Unidos también el pasado año.
  • Sharing: además de la facilidad de acceder a la música, la gente quiere poder compartirla entre sus amigos para potenciar la sociabilidad que nos dan los servicios de redes sociales. Así lo demuestran cifras como que el 63% de los vídeos que se consumen en YouTube (más de 4.000 millones al día) se descubren a través de recomendaciones de contactos, o como se han compartido más de 5.000 millones de canciones en los últimos cuatro meses en Facebook, uno de los  servicios fundamentales en el futuro de la música tanto por sus posibilidades de F-Commerce, como de herramienta de difusión de los contenidos de los artistas (Marketing y Promoción)
  • Cambio en el acceso a la popularidad con servicios como YouTube que han propiciado que jóvenes artistas como Pablo Alborán o Justin Bieber, entre muchos otros, se conviertan en grandes estrellas.

Os comparto la presentación que utilicé en “Activa Internet” con más información sobre Novaemusik y El Plan B, así como de la nueva realidad que hemos comentado:

——
Si te ha gustado el contenido puedes suscribirte a las actualizaciones de este blog por email (haciendo click aquí) o con tu lector de RSS (haciendo click aquí)

Share

¿Te ha gustado el artículo? Haz clic para suscribirte a los contenidos del blog vía RSS.

8 Respuestas a “Cómo la Tecnología e Internet han cambiado la industria musical”

  1. El artículo es, sencillamente, brutal. Lo que más me ha llegado es el aspecto de “captura vs colección”, lo de “no queremos recopilarlo todo, sino descubrir y acceder”. Y es que a mí, personalmente, ya no me basta con comprar música y/o discos, almacenarlas en el iPod y tener discografías completas: quiero plataformas que me ayuden a descubrir, a organizar, plataformas que te sorprendan. Enhorabuena por el post y por la presentación del miércoles, que la vi por streaming :))

  2. Muy buen artículo Roberto.

    Me tranquiliza leer que hay gente cerca de la industria discográfica que piensa como un servidor y que va más allá en el aspecto del marketing y la música.

    Como comentas, el modelo está caduco y los intermediarios y discográficas se aferran a unos derechos de autor que son casi el último bastión de entrada de beneficios que les queda. Deben reinventarse y modelos como el patrocinio como comentas son el camino.

    El artista se encamina hacia la autoedición como comentas porque se ha dado cuenta del manejo injusto que se hace por parte de las discográficas respecto a los derechos de autor y beneficios y porque , gracias a dios, la tecnología lo permite.

    No dejes de informarnos de más convenciones y ferias.

    Un abrazo!

  3. Hola amigos,
    Me gustaría contactar con vosotros para intentar introducir vuestros conceptos e ideas en el campa de las artes escenicas. Gracias por vuestra atenciòn.
    Un saludo cordial,
    Javier Cernuda

  4. Bueno, de hecho que la desperacion por parte de las disqueras esta a la orden del día, pero deben de reinventar la forma en la cual se pueda recaudar ese dinero por derechos que les corresponden, tal vez bajando los precios por temas en las descargas asi se hace más accesible a cuqlwuier ciobernauta que quiere calidad en tal ó cual cancion y se la baja la original. Claro es una de las tantas opciones que tienen que invertarse, muchas gracias por la informacion, saludos.!!

  5. Iván dice:

    Gracias por la información, creo que es una gran aportación para mi desarrollo como estudiante, me decidí a estudiar una licenciatura online en UTEL http://www.utel.edu.mx/ :D me siento muy motivado.

Trackbacks/Pingbacks

  1. [...] también la introducción de Enrique Burgos, y la charla de Roberto Carreras titulada “Un plan B para la industria musical“, que estuvo francamente muy [...]

  2. [...] también la introducción de Enrique Burgos, y la charla de Roberto Carreras titulada “Un plan B para la industria musical“, que estuvo francamente muy [...]

  3. [...] soflamas sobre internet, derechos de autor e industria musical, discurso que además de anticuado y rebatido, no creo que fuera la principal preocupación de [...]


Deja un Comentario